La gripe

La gripe es una enfermedad vírica altamente infecciosa que produce epidemias cada año. El virus de la gripe se transmite con facilidad de una persona a otra a través de las pequeñas partículas expulsadas al toser o estornudar y por propagación indirecta al entrar en contacto con manos u objetos contaminados. El tiempo de incubación oscila entre uno y cinco días, con un promedio de dos días [1].

Las epidemias y brotes de gripe se presentan en diferentes patrones estacionales, dependiendo de la región del mundo. Para los países de zonas climáticas templadas (como los países europeos), las epidemias estacionales de gripe normalmente se producen durante el invierno. En la mayoría de países, las epidemias suelen durar 4 meses, aunque el pico de incidencia se produce en un periodo de tiempo de 1 a 2 meses [2].

Tipos

– Se clasifican en subtipos según dos proteínas de la superficie del virus [3]:

  • hemaglutinina
  • neuraminidasa

– Subtipos responsables de las epidemias estacionales:

  • A(H1N1)
  • A(H3N2)

– Los virus de la gripe B que circulan actualmente pertenecen a uno de los siguientes dos linajes [4]:

  • B/Yamagata
  • B/Victoria

– Muy poco frecuente

– Causa enfermedad respiratoria leve [5]

¿Cómo hacer frente a la gripe?

Efectos

Los síntomas se caracterizan por fiebre alta, dolor de cabeza, dolores musculares y articulares y cansancio extremo que pueden ir acompañados de tos seca, dolor de garganta y abundante secreción nasal. Cuando se produce en personas sanas, suelen recuperarse en el plazo de una semana. Tanto en las personas sanas, como en las personas con alto riesgo, la gripe puede presentar complicaciones como bronquitis, neumonías que pueden requerir el ingreso hospitalario, o incluso la muerte [6].

La gripe constituye una carga socioeconómica sustancial para la sociedad en términos de recursos sanitarios destinados a su atención, como el aumento del número de consultas, hospitalizaciones, tratamientos de complicaciones clínicas y un mayor consumo de medicamentos y de absentismo laboral [7].

Durante la temporada gripal, la demanda asistencial aumenta considerablemente. Según diferentes estudios, el coste asociado a una temporada de gripe en un país como España podría superar los 1.000 millones de euros[8]. En promedio, cada caso de gripe originaría 5-6 días de actividad limitada, 3-4 días de restricción de actividad en cama y alrededor de 3 días de absentismo laboral[9].

1. http://www.who.int/topics/influenza/es/

2. https://ecdc.europa.eu/en/seasonal-influenza/facts/factsheet

3. https://espanol.cdc.gov/enes/flu/avianflu/influenza-a-virus-subtypes.htm

4. https://espanol.cdc.gov/enes/flu/about/viruses/types.htm

5. https://espanol.cdc.gov/enes/flu/about/viruses/types.htm

6. https://espanol.cdc.gov/enes/flu/consumer/symptoms.htm

7. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4910444/

8. Mato Chaín G, Mariano Lázaro A, Alcudia Pérez F, Verdejo Bravo C. Vacunación antigripal en personas mayores. Rev Esp Geriatr Gerontol. 2011;46 (2):89-95) (Badia Llach X, Roset Gamisans M, Frances Tudel JM, Álvarez Sanz C, Rubio Terres C. Estudio de costes de la gripe. Aten Primaria. 2006;38(5):260-7

9. Salleras L, Domínguez A. Impacto sanitario y económico de la vacunación antigripal inactivada. Vacunas. 2002;3 (Suppl 1):38-46.